Company Logo

Día sin carro

El día sin carro implementado en Bogotá, Colombia en el año 2000, consiste en la restricción obligatoria de la movilización de  vehículos particulares durante un día.

Esta idea fue fruto de las alcaldías de Peñaloza y Mockus, a quienes Bogotá les deberá por siglos también el desastre del Transmilenio y la ausencia de Metro

Es así como Bogotá se paraliza todo un día y expone a sus habitantes a altísimas dosis cancerígenas de emisiones Diesel originadas por el transporte público, incluyendo el peligroso, lento, ineficiente contaminante y cancerígeno Transmilenio (o Transmilleno)

Consecuencias del día sin carro en Bogotá:

  • El trabajo se reduce en un gran porcentaje por la imposibilidad de movilizarse en el Día sin carro, pues este se tornó en otro día festivo, de los cuales existen 18 en Colombia

  • La ciudad pierde impuestos pues los negocios, reducen su producido dramáticamente

  • La contaminación aumenta dramáticamente. Ver la foto que lo demuestra

  • Aumenta la exposición a emisiones Diesel que es un cancerígeno reconocido

Es obvio que un día sin carro de 365 que tiene un año no servirá para solucionar ni la contaminación ni los problemas de transporte de Bogotá, y para la muestra esta foto de Bogotá, tomada el día sin carro de Febrero del 2005, donde vemos la misma contaminación, pues los que contaminan son los buses, camiones, tractomulas, fábricas, transmilenio movido con motores diesel llenando de contaminantes cancerígenos el aire que respiramos y cuyo humo vemos en las calles Bogotanas.

 

El tráfico de Bogotá es cada vez más caótico debido a:

  1. Semáforos sin sincronizar

  2. Exceso de vehículos públicos que transitan vacíos pues les pagan por kilómetro

  3. Incontables huecos, policías acostados, alcantarillas destapadas, obras que nunca terminan por haber sido mal ejecutadas  como autopistas, Transmilenio, puentes y toda clase, obstáculos en las rutas.

  4. Vendedores de artículos piratas y no piratas,limpiavidrios, raponeros, pordioseros, desplazados, etc, que polulan en semáforos y trancones.

  5. Vehículos usados para perifoneo

  6. Bicitaxis

  7. Exceso de motos sin control

  8. Parque automotor viejo varándose y obstruyendo las vías,

  9. La policía de tránsito se dedica a tratar de obtener dinero mediante comparendos y corrupción,

  10. Falta de un Metro

  11. Falta de planeación

  12. Incompetencia de las autoridades de tránsito

  13. Corrupción al contratar empresas de la peor calidad como sucede con la encargada de colocar las losas del Transmilenio, y las responsables de los puentes que se caen periódicamente y que deben repararse continuamente, y el pavimento que se destroza frecuentemente

  14. Invación del espacio público

  15. Imposibilidad de parquear en casi toda calle de Bogotá, obligando a las personas a dar vueltas a la manzana mientras esperan a un acompañante haciendo una diligencia. Naturalmente los parqueaderos están aprovechando la medida que impide estacionar y ponen sus tarifas a su antojo con el visto bueno de las autoridades.

  16. Los "accidentes" que ocurren por culpa de los irresponsables contratistas de  obras como ocurrió  cuando uno de estos contratistas con una de sus máquinas pesadas asesinó a decenas de estudiantes que iban en un bus escolar, y cuando una semana antes otra máquina del mismo contratista asesinó también a un peatón al tumbar un puente peatonal. Hay miles de ejemplos para mencionar

  17. Todos los semáforos están colocados en el extremo cercano de la calle en lugar de estar en el extremo opuesto, impidiendo así que los conductores cerca a la intersección puedan ver el semáforo.

  18. Ausencia de semáforos peatonales, impidiendo que el peatón sepa si puede o no cruzar la calle por la esquina, que se supone que es por donde debe cruzar

  19. Requerimientos estúpidos de presentación personal y de diligencias que requieren movilización como autenticación, la no aceptación de documentos electrónicos, la negativa a dar información telefónicamente, la no utilización de la tecnología para reducir las necesidades de movilización (ver este enlace de ejemplo en medicina), etc, responsabilidad del gobierno por falta se contratar expertos que sepan como reducir esas necesidades, lo cual no es difícil (ver ejemplo)

  20. Vallas cortas cerca a los andenes

Mientras. usted se envenena con diesel cancerígeno y aumenta sus posibilidades de desarrollar cáncer pulmonar, de próstata y de vejiga con el aire que respira en Bogotá. Y además le impiden movilizarse

A comienzos de Mayo del 2006 los trasportadores efectuaron un paro de dos días durante el cual las autoridades no aplicaron el pico y placa que restringe el tráfico según los números de placa, y miles de carros particulares llenaron las calles de Bogotá. Las mismas autoridades reportaron un descenso del 80% en la contaminación lo cual se hizo patente en el color del cielo Bogotano al desaparecer esa contaminación. Lo anterior dejó demostrado que la contaminación de Bogotá es ocasionada predominantemente por el trasporte público.

La contaminación diesel cancerígena se incrementa considerablemente

Que solución existe contra la contaminación cancerígena de Transmilenio y SITP?

  1. Sacar el 80%  o más de buses, ya que ese porcentaje transita vacío y cobra por kilómetro
  2. Construir el Metro subterráneo
  3. Detener radicalmente la ampliación del Trasmilenio
  4. Permitir las rutas alternativas de vehículos públicos cuyo nivel de contaminación sea mínimo y suplan las necesidades de las personas que no deseen o no quieran emplear el Transmilenio

Carta al ELTIEMPO a uno de los alcaldes responsables del día sin carro:

Señor Director:.

Todo muestra el éxito del Día sin carro. La contaminación ambiental se redujo en 47,16 por ciento, disminuyeron los accidentes y los partes , el aire está más puro a pesar de la neblina, los pulmones se hinchan con placer y felicidad. Ahora, nuestro alcalde debe atacar otra tremenda contaminación, como es la del río Bogotá, el más contaminado del mundo. Doctor Mockus: decrete usted ahora el día sin servicios sanitarios y salve nuestro río.

Gonzalo Díaz Hoyos.

Bogotá

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
9 de febrero de 2002