Tel. 57.3102536047
dr. gonzalo e. díaz m.   
Ultrasonido - Telemedicina   
 
     

 

Próstata
Biopsia de próstata
Cáncer de próstata
Hipertrofia prostática
Próstata 
Prostatitis
Prostatectomía
Antígeno prostático
Riesgo de cáncer prostático
Sangre en el semen 
Impotencia
C.M.P.-Próstata
Diagnóstico del cáncer
Ecografía de Próstata

Importante

18 Razones por las cuales es imperativo evitar la Biopsia de Próstata

 
Infertilidad
Infertilidad
Cómo solucionar la infertilidad
Evite la laparoscopia
Endometriosis e infertilidad
Infertilidad masculina
Infertilidad y Varicocele
Infertilidad femenina
Infertilidad: Diagnóstico
Fertilización in Vitro
Inseminación artificial
Como saber si sufre o sufrirá infertilidad femenina
ICSI
Chequeo Médico Preembarazo
C.M.P. Preparto


Otros temas
Chequeos Médicos Ejecutivos
Obesidad
Cáncer de seno
Biopsia de Seno
Ecografía Ginecológica en color
Laparoscopia
El Colon
C.M.P. Abdomen-Colon
Enfermedades de la mujer
C.M.P. Mujer
imágenes ecográficas
ecografía
ecografía definición
ecografías
Ecografía en Color
ultrasonido
ultrasonidos
ultrasonido e infertilidad
Ultrasonido en Color
telemedicina
boletín Salud
ley 100
actualidades
en Portugués
en Inglés
servicios

19960114

Enfermedades ginecológicas

Las enfermedades más frecuentes e importantes en la mujer, y no relacionadas con el embarazo, originan los siguientes síntomas en sus órganos ginecológicos:

  • ciclos irregulares

  • coágulos con la menstruación

  • cólicos menstruales

  • cambios importantes en el estado de ánimo antes o durante el período

  • dolor de cintura

  • dolor durante la relación sexual

  • flujo

  • hemorragia menstrual abundante o muy larga

  • hemorragias genitales anormales

  • inflamación abdominal baja

  • esterilidad

  • manchado café al pasar el período

  • menstruación olorosa

  • nauseas, vómito o mareo cuando va a llegar el período

Los síntomas de los senos se tratan en un capítulo aparte

El embarazo se trata en una página diferente

El cáncer, los tumores, cálculos, quistes, etc, no producen síntomas hasta que su crecimiento es significativo. Sin embargo, las probabilidades de curación aumentan diagnosticándolos precozmente.

Muchas enfermedades causan síntomas inespecíficos y poca intensos a los cuales la paciente se acostumbra. Por ejemplo, los fibromas uterinos distienden lentamente el abdomen y/o causan dolor de cintura, y no es raro que las enfermas se automediquen substancias para "la digestión" y analgésicos hasta que los síntomas las obliguen a acudir al médico, cuando la enfermedad a avanzado bastante y ya es tarde para un tratamiento sencillo.

Muchísimos casos de distensión y dolor abdominal, tratados infructuosamente con antiparasitarios y reguladores de la función intestinal, en realidad corresponden a tumores uterinos (fibromas) o quistes ováricos.

El diagnóstico de la enfermedad trofoblástica - tumor formado en lugar de un embarazo y que puede volverse maligno- algunas veces se establece hasta bien avanzado el embarazo, pues las embarazadas muchas veces esperan a practicarse la primera Ultrasonido (o sonograma) ya bien avanzado el embarazo, y usualmente por negligencia del médico, quien no pide el Ultrasonido (o sonograma) al comienzo del embarazo..

Las hemorragias anormales son usualmente causadas por tumores, hiperplasia endometrial, cáncer, etc, y que son tratadas equivocadamente con estrógenos, los cuales empeoran la enfermedad. Y si hay embarazo con hemorragia, por ejemplo con placenta previa, el bebé sufrirá los efectos de los estrógenos.

Muchísimos enfermas han sido sometidas a colonoscopias, Rayos X de colon, etc, con el diagnóstico presuntivo de "inflamación" del colon, mientras la causa de sus síntomas se origina en tumores uterinos, adenomiosis, endometriosis, etc, y han recibido el tratamiento equivocado. Y mientras, la enfermedad avanza.

Muchas enfermedades presentan síntomas similares, o incluso no se manifiestan hasta que han avanzado demasiado.

Por ejemplo una enferma con dolor lumbar atribuido a nefritis, puede tener también fibromas en el útero, que a su vez también pueden producir dolor de cintura. Y el curar lo primero no curará lo segundo. Esto sin contar con que generalmente todos los dolores de cintura son equivocadamente atribuidos a "enfermedad de la columna" y tratados como tales. Igualmente muchos problemas abdominales crónicos son erróneamente tratados con antiparasitarios y "digestivos", y corresponden en realidad a tumores uterinos y/o quistes ováricos, que continúan creciendo durante el tiempo del tratamiento equivocado.

La intensidad con que se manifiestan las enfermedades es inicialmente débil, por lo que la sola consulta médica no las detectará

Usualmente los exámenes de sangre, orina, glicemia, citología, etc, son insuficientes para establecer un diagnóstico certero. En los padecimientos de progreso lento, como son la mayoría de tumores uterinos, quistes ováricos, infecciones, etc, la enferma se acostumbra a sus síntomas e incluso llega a considerarlos normales. Por ejemplo, los fibromas uterinos distienden lentamente el abdomen y/o causan dolor. Las enfermas reciben medicamentos para "la digestión" y analgésicos. Mientras, la enfermedad avanza.

El confundir tumores con embarazo es frecuente, pues ambos pueden detener la menstruación y distender el abdomen. Sin embargo, el embarazo es un proceso normal mientras el tumor es una condición patológica, por lo que el diagnóstico equivocado es catastrófico. Y a ello se suma el hecho de que las pruebas de embarazo fallan frecuentemente.

Las hemorragias genitales tienen diferentes orígenes, a saber: problemas hormonales, endometriales, irritación del cuello uterino, tumores, placenta previa, amenaza de aborto, etc. Todas esas hemorragias pueden simular menstruaciones, confundiendo el diagnóstico. Muchísimas veces los médicos tratan ésta hemorragia a ciegas con estrógenos, con lo cual si desaparece la hemorragia, pero se agrava el problema, pues los estrógenos estimulan el crecimiento de los tumores y especialmente del cáncer; o si existe embarazo no detectado los efectos sobre el bebé son catastróficos.

Un Ultrasonido (o sonograma) ginecológico C.A.D. en Color es suficiente para detectar las causas de los problemas ginecológicos mencionados arriba. Todo dolor, masa, irritación, deformación, o expulsión de líquido (no lactando) por los pezones, es anormal, y debe prestársele atención. 

La probabilidad de curación de las enfermedades, incluyendo el cáncer, aumenta con el diagnóstico temprano, antes de aparecer los síntomas.

Afortunadamente a medida que aumentan los obstáculos para obtener diagnósticos correctos, también aumenta la eficiencia de los medios para hacerlo, como es el caso de el Ultrasonido (o sonograma) C.A.D. en Color que permite un 99.8% de sensitividad, muy por encima de los Ultrasonido (o sonograma)s normales que en promedio no superan el 4% de sensibilidad.

Si usted tiene alguno de los síntomas mencionados arriba, y su médico le dice que es normal, ahorraría muchos inconvenientes cambiando de médico. 

O, si con los síntomas de arriba, su médico le ordenó un Ultrasonido (o sonograma) ginecológico (o mamaria si los síntomas son mamarios) y ésta resultó normal, repítala usando tecnología C.A.D. preferiblemente en Color

El encontrarlo le puede significar muchos gastos de laboratorio en laboratorio, pues se tiende a ahorrar dinero y usualmente los enfermos intentan los laboratorios más baratos en un comienzo y dejan los mejores para el final, resultando en un costo inmenso para obtener un diagnóstico certero. Pero con absoluta seguridad, si usted tiene síntomas, tiene alguna enfermedad.

Consúltenos gratuitamente sobre enfermedades de la mujer